¿El creativo nace o se hace?

Hace no mucho tiempo se creía que la creatividad era una habilidad que sólo tenían unas pocas personas, un grupo selecto de “elegidos”. Algo así como un superpoder.

Hoy, gracias a los avances en el campo de las neurociencias, sabemos que la creatividad no está determinada sólo por la genética, sino que también puede aprenderse, entrenarse y desarrollarse.

La creatividad como componente genético

Es cierto que la creatividad tiene una parte de genética. Una persona con un cerebro más preparado para establecer conexiones neuronales de forma rápida, tendrá mayor facilidad para generar muchas ideas en poco tiempo y para asociar con facilidad conceptos que en principio no tienen nada que ver entre sí.

El ejemplo más clásico es el del cerebro de Einstein. Einstein legó su cerebro para que, tras su muerte, pudiese ser estudiado en pro del avance científico. Quienes lo analizaron detectaron una anomalía en una zona llamada cisura lateral o de Silvio. Se cree que esta anomalía pudo haber provocado el pensamiento privilegiado de Einstein para los números y las ciencias.

El cerebro de Einstein presentaba una anomalía en su cisura lateral. Se cree que esto pudo provocar que las neuronas de esa zona se conectasen con mayor rapidez que las de los cerebros normales y generasen cálculos y pensamientos de forma más ágil. Imagen: commons.wikimedia.org (imagen de dominio público)

Una variación física en el cerebro, como la cisura lateral en el de Einstein, es obviamente una cuestión que depende de la genética. Pero ¿y si te dijéramos que tú puedes cambiar también físicamente tu cerebro, sea cual sea tu genética?

La creatividad como aptitud aprendida

Como sabemos, nuestro cerebro está formado por neuronas. Las neuronas están conectadas entre sí formando redes y cada una de esas redes guarda un conocimiento, un concepto, un procedimiento, una imagen, un sonido…

Desde que has empezado la lectura de este artículo, tu cerebro ha generado un montón de conexiones nuevas entre neuronas. Sin que nos demos cuenta, nuestro cerebro genera nuevas redes neuronales segundo a segundo. Y también, segundo a segundo, elimina otras: es lo que ocurre cuando olvidamos.

La construcción y eliminación de redes neuronales provoca que las neuronas varíen su espacio, con lo cual nuestro cerebro cambia de forma físicamente. Y esto, repetimos, ocurre segundo a segundo. Es lo que se conoce como neuroplasticidad y es la base del aprendizaje.

¿Qué ocurre cuando empiezas a usar tu pensamiento creativo? Que estás creando nuevas redes neuronales: estás aprendiendo a usarlo. ¿Y qué ocurre cuando lo entrenas? Que estás fortaleciendo las redes neuronales que almacenan métodos, procedimientos, conocimientos sobre las formas de pensar creativamente.

Cuanto más fuertes sean esas conexiones, más fácil le resultará a tu cerebro recorrerlas sin esfuerzo. Dicho de otro modo: entrenar tu pensamiento creativo y pensar de forma creativa a diario te conducirá a un punto en el que pensarás de forma creativa por inercia, sin necesidad de hacer esfuerzo consciente. Y todo gracias a la neuroplasticidad de tu cerebro.

¿Entoncesla creatividad se puede aprender?

En resumen: hay una serie de factores genéticos que influyen en que una persona pueda ser creativa o no, pero no son en absoluto determinantes. Todo lo contrario: el 80% de tu creatividad puede ser aprendida.

Si mides 2 metros de alto, por ventaja genética puedes llegar a ser un gran jugador de baloncesto. Pero si no entrenas, hasta los jugadores de metro sesenta, si han entrenado, te ganarán. Un jugador de metro sesenta que se entrena puede encestar un triple desde el centro de la cancha. En cambio, un jugador de 2 metros que no se entrena, puede aspirar como mucho a encestar con un salto desde debajo de la canasta siempre y cuando no haya jugadores más experimentados rodeándole.

¿Prefieres marcar tres puntos o sólo dos?
Imagen: commons.wikimedia.org Autor: Reisio

Si quieres profundizar en la temática de este artículo, puedes consultar la siguiente monografía titulada “¿La creatividad se hereda o se aprende?“.

¿Qué opinas sobre el tema genética VS aprendizaje? ¡Envíanos tus comentarios!

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

8 + uno =

Scroll To Top
Suscríbete GRATIS

Recibe gratis por e-mail nuestras publicaciones

Acepto los términos y condiciones del aviso legal