Conectividad para aprender idiomas

¿La creatividad puede ayudarte a aprender idiomas? ¡Por supuesto que sí! :)

¿La creatividad puede ayudarte a aprender idiomas? ¡Por supuesto que sí! :)

La conectividad es una de las 8 capacidades que te ayudamos a entrenar en nuestro Entrenamiento Creativo online. Pero ¿qué es exactamente la conectividad? Es sencillamente:

La capacidad de encontrar similitudes, diferencias y conexiones entre dos conceptos o dos realidades

Una conectividad desarrollada puede ayudarnos a resolver problemas (¿qué tienen en común el problema y la solución?), a inventar cosas nuevas (¿cómo crees que se inventó la silla de ruedines?) y a conseguir otros muchos objetivos, por ejemplo aprender idiomas.

Sí, sí, aprender idiomas. ¿Te parece increíble que una capacidad creativa sea útil para aprender inglés, alemán o incluso japonés? En absoluto. Si nunca habías pensado en la relación directa que hay entre pensamiento creativo y aprendizaje de idiomas, te recomendamos que leas nuestro ebook gratuito “Manual de instrucciones para usar tu pensamiento creativo” ;)

Piénsalo: para hablar un nuevo idioma, el 80% de lo que debes aprender es vocabulario. Una vez que domines el vocabulario, podrás pulir la pronunciación o la sintaxis, pero sin el vocabulario, ni la pronunciación ni la sintaxis sirven de nada.

Ahora bien, ¿cómo podemos utilizar nuestra conectividad para aprender vocabulario en otro idioma? Vamos a verlo con un par de ejemplos de vocabulario alemán.

Primera prueba

En alemán, “ruido” se dice “lärm”. ¿A qué te suena la palabra “lärm”? ¿Quizá a “alarma”? ¿Y qué es una alarma más que un “ruido”? Por tanto, hemos asociado una palabra inexistente en nuestro idioma, “lärm”, con su traducción correspondiente, “ruido”. Esta asociación nos permitirá recordar la traducción de alemán a español y de español a alemán con mucha mayor facilidad y, aunque necesitaremos repetirla bastante en contexto para que se vuelva natural para nosotros, podremos hacerlo con mucha mayor facilidad.

Seguramente estés pensando “bah, esa asociación la puede hacer cualquiera”. Efectivamente, hemos comenzado con un ejemplo fácil. ¿Lo complicamos un poquito? ;)

Segunda prueba

¿Cómo crees que podrías asociar la palabra “perro” con su traducción al alemán, “hund”?

En primer lugar piensa a qué te recuerda la palabra “hund”. Suena como “hundir”, ¿verdad? Vale, ¿y qué tal si imaginas a un perro hundiéndose en el suelo, por ejemplo? Esa imagen, esa asociación de “perro” con “hundir” (“hund”) te permitirá recordar la traducción de forma mucho más sencilla que memorizando a la antigua usanza, es decir, chapando.

De acuerdo, la palabra “hund” también era fácil de dirigir hacia un término en idioma español. ¿Lo complicamos un poco más?

Tercera prueba

Vamos con la prueba de fuego: ¿cómo crees que podrías conectar la palabra “malo” con su traducción al alemán “schlecht”? Más difícil que las anteriores, ¿verdad?

En este tipo de palabras, que son unas cuantas bastantes muchas, es donde realmente la capacidad de conectividad es puesta a prueba. Las personas con una conectividad entrenada y desarrollada son capaces de establecer esa conexión incluso con palabras como “schlecht”, que, en un principio, no tienen correspondencia con nada que se le parezca en español.

¿Quieres una prueba? Fíjate: “schlecht” suena a “esa leche”. Y hay un pseudo-villancico que dice: “Esa leche no está buena… y mañana Navidad”. “Esa leche” = “schlecht”; “no está buena” = “está mala“. “Schlecht” = “malo”.

Damos fe de que funciona: las personas a las que hemos enseñado este método de aprendizaje han acelerado exponencialmente su aprendizaje de idiomas :) Pero es muy importante que seas tú quien establezca las conexiones, ya que, si las establece alguien por ti, tu cerebro no las recordará al no haber hecho el esfuerzo de crearlas. Además de que lo que para otra persona es similar, para ti no tiene por qué serlo.

Te ponemos un par más de ejemplos para que los leas un par de veces prestando atención a la conexión y te invitamos a que, dentro de 24 horas, trates de recordarlos. ¿Funciona? ;)

  • Zitrone = limón. Zitrone suena a cítrico, el tipo de fruta que es el limón.
  • Brille = gafas. Si pones las gafas orientadas al sol, puedes hacer que reflejen la luz y brillen.
  • Schicken = enviar. Chicken es “pollo” en inglés. Podemos quedarnos con la imagen de un pollo que es enviado por correo.
  • Brot = pan. Imagina la típica cara de un adolescente llena de brotes de acné… pero en vez de granos, le brotan panes: baguettes, bollas, chapatas…
  • Mund = boca. Al bostezar, abres una boca como un mundo. O también puedes imaginar que alguien habla mucho y que le metes una bola del mundo en la boca diciéndole “que te calles”.

Pero recuerda: la forma más eficaz de recordar las traducciones es que seas tú quien cree las conexiones. ¡Anímate a coger un diccionario de alemán, elegir 12 palabras al azar y hacer la prueba!

Recuerda que si quieres entrenar tu conectividad, así como otras capacidades creativas, nuestro Entrenamiento Creativo online está todo el año abierto a inscripciones.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

13 + 15 =

Scroll To Top
Suscríbete GRATIS

Recibe gratis por e-mail nuestras publicaciones

Acepto los términos y condiciones del aviso legal