El miedo al cambio y a la creatividad

camaleon-cambio

Seamos camaleones. Aprendamos a cambiar para adaptarnos al entorno del siglo XXI, en el que la creatividad es imprescindible :)

¿Por qué en pleno siglo XXI hay tantas personas que tienen miedo a hacer cosas nuevas? ¿Por qué hay tantas empresas que temen la innovación?

La respuesta la podemos encontrar hace 150.000 años. Nuestro organismo, nuestro cerebro, nuestros instintos, nuestras emociones son exactamente las mismas que en aquella época. No han tenido tiempo de cambiar, de evolucionar.

Por aquel entonces, y también hoy, la prioridad número uno de nuestro cerebro era y es la supervivencia. Tenemos un instinto innato y natural de conservación. Hace 150.000 años vivíamos en la llanura, expuestos a depredadores salvajes como los leopardos. Una de las formas que tenían nuestros sentidos de advertirnos de la posible presencia de un depredador era detectando cambios: un movimiento en un arbusto, un color fuera de su sitio, una mancha tras un tronco que no estaba la última vez que pasamos por allí…

Ese instinto de detección de cambios aún lo conservamos hoy. Nuestro organismo reacciona a cualquier cambio con señales de alarma y de estrés que normalmente nos resultan dolorosas y nada placenteras. Sea bueno o malo, un cambio nos pone en tensión, agudiza nuestros sentidos y rompe nuestro confort y nuestro descanso. Por ese motivo seguimos temiendo el cambio, porque supone dolor para nuestro cerebro primitivo.

Y no debemos olvidar que la creatividad implica un cambio. La creatividad es una de las capacidades más evolucionadas del cerebro humano y nos permite encontrar soluciones novedosas y diferentes a los problemas. Pero claro, como nuestro instinto primitivo tira más hacia el viejo dicho “más vale malo conocido que bueno por conocer”, solemos quedarnos en lo conocido y no arriesgar a encontrar formas más eficaces de hacer las cosas, lugares mejores donde estar, personas mejores con las que compartir nuestro valioso tiempo o experiencias nuevas que probar.

¿Cómo luchar contra este instinto ya caducado y mejorar nuestra calidad de vida personal y profesional probando cosas nuevas sin miedo? Ahí es donde entra el pensamiento crítico, uno de los 4 tipos de pensamiento que ayudamos a desarrollar en nuestro Entrenamiento Creativo. Sin duda, el desarrollo de este tipo de pensamiento es la mejor manera de vencer miedos y creencias limitantes y de aprovechar al máximo el tiempo y las oportunidades que se nos presentan.

¿A qué sueles tener miedo tú? ¿Cómo crees que afecta tu instinto de conservación a tu calidad de vida? ¡Anímate a comentárnoslo a continuación!

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Ocho + 6 =

Scroll To Top