Técnica de los seis sombreros para pensar

Se trata de una técnica de creatividad que se puede realizar tanto en grupo como en solitario. Permite ver una situación o problema desde distintos ángulos, desde distintos puntos de vista. Cada punto de vista está representado por un sombrero de color y tiene una serie de características propias.

Fue creada por el experto en creatividad Edward de Bono. Tiene un libro con el mismo nombre que profundiza en ella.

¿Cuáles son los colores y las características de cada sombrero?

Los colores de los sombreros son: azul, blanco, amarillo, negro, rojo y verde.

Los seis sombreros para pensar de Edward de Bono: azul, blanco, amarillo, negro, rojo y verde

Los seis sombreros para pensar de Edward de Bono: azul, blanco, verde, amarillo, negro y rojo

Sombrero azul

Es el moderador. Indica el orden en el que participan el resto de los sombreros y establece prioridades. Puede hacerlo al principio de la sesión o sobre la marcha.

Sombrero blanco

Da datos objetivos. Números, fechas, estadísticas, cualquier cosa que no implique una opinión o un punto de vista personal. Decir que un evento se produjo en tal año o que las mesas de tal oficina están hechas de madera son datos aportados por el sombrero blanco.

Es conveniente no usar palabras subjetivas al mirar la situación con este sombrero. Por ejemplo, “mejorar” es una palabra subjetiva. Decir que una situación ha mejorado respecto al año anterior no es correcto para el sombrero blanco. Es mejor ceñirse a los datos concretos en los que nos basamos para decir que la situación ha mejorado.

Sombrero verde

Da ideas, posibles soluciones a la situación o al problema. Puede trabajar con otras técnicas de creatividad que le ayuden a generar esas ideas.

Sombrero amarillo

Es el optimista, el que dice las cosas buenas de una situación, de un problema o de sus posibles soluciones.

Sombrero negro

Es el contrario al amarillo: dice las cosas malas y negativas de una situación, de un problema o de sus posibles soluciones.

Sombrero rojo

Es el sombrero del instinto y da opiniones sin justificar, tanto positivas como negativas. Por ejemplo, dice “no me gusta esta idea” o “no confío en tal persona”. Si le preguntan por qué, él no responde: sólo son sensaciones que él tiene y no las justifica.

Ejemplo de una sesión con los seis sombreros para pensar

Empezamos con el sombrero azul. Él va a determinar el orden en el que participarán los sombreros.

Primero le cede el turno al blanco. El blanco nos da datos objetivos que nos ayudarán a usar los siguientes sombreros.

En base a los datos proporcionados por el sombrero blanco, el amarillo y el negro nos dan, respectivamente, sus puntos de vista positivos y negativos respecto a ellos.

Luego le toca el turno al sombrero rojo. En base a lo que han dicho los sombreros amarillo y negro, el rojo nos da sus impresiones, sus opiniones y corazonadas (recordemos, sin justificar).

Le toca el turno al sombrero verde, que nos da ideas para usar en vistas a encontrar una solución al problema.

Para cerrar la sesión, el amarillo, el negro y el rojo vuelven a intervenir para decirnos qué aspectos positivos y negativos y qué corazonadas les dan las ideas proporcionadas por el sombrero verde.

Se trata de un ejemplo de sesión, pero puede haber muchas más formas de establecer el orden de intervención. ¿Se te ocurre alguno? ¡Compártelo con nosotros dejando un comentario!

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

3 × 4 =

Scroll To Top