Técnica de los 5 porqués

Esta técnica ideada en los años 70 por Sakichi Toyoda, el “Rey de los inventores japoneses” y fundador de la Compañía Toyota, nos sirve para encontrar las causas de un problema y así poder enfocar mejor su solución.

Consiste en preguntarse el porqué del problema y, una vez dicha la respuesta, volver a preguntarse “¿por qué?” continuamente hasta encontrar el origen verdadero del problema.

Aunque la técnica es conocida como la técnica de los 5 porqués, no tienen por qué ser sólo 5. Habrá veces que localicemos el problema tras el tercer porqué y veces que necesitemos preguntárnoslo más de cinco veces.

Ejemplo clásico (caso real)

  • En una ciudad, un monumento estaba muy deteriorado.
  • ¿Por qué estaba deteriorado?
  • Porque se limpiaba muchas veces con productos de limpieza muy dañinos para el material con el que estaba hecho.
  • ¿Por qué se limpiaba tantas veces con esos materiales?
  • Porque las palomas cagaban en él continuamente y era la única forma de limpiar sus excrementos.
  • ¿Por qué las palomas cagaban tanto en el monumento?
  • Porque en el monumento había unas arañas de las que las palomas se alimentaban.
  • ¿Por qué había arañas en el monumento?
  • Porque en el monumento había unos ácaros de los que las arañas se alimentaban a su vez.
  • ¿Por qué había esos ácaros en el monumento?
  • Porque la luz los atrae y ese monumento estaba iluminado toda la noche.

La solución fue retrasar media hora el encendido de la iluminación del monumento y los ácaros dejaron de proliferar, generando una reacción en cadena que provocó que ya no se tuviese que limpiar más.

¿Te das cuenta? Si nos hubiésemos parado en el primer porqué, la solución habría sido buscar otros productos de limpieza con los que tratar el monumento. Sin embargo, tras profundizar en los porqué, se consiguió una solución mucho más económica y viable.

Otro ejemplo, habitual en el día a día

  • No consigo quedarme dormido por las noches.
  • ¿Por qué no consigo quedarme dormido por las noches?
  • Porque estoy nervioso.
  • ¿Por qué estoy nervioso?
  • Porque tengo mucho trabajo.
  • ¿Por qué tengo mucho trabajo?
  • Porque acepto encargos de demasiados clientes.
  • ¿Por qué acepto encargos de demasiados clientes?
  • Porque quiero tener más ingresos a fin de mes.
  • ¿Por qué quiero tener más ingresos a fin de mes?
  • Porque quiero dormir más tranquilo.

Vaya… Parece que hemos llegado a una incoherencia. Existe un montón de casos así. Si nos encontramos con uno, lo que tenemos que hacer es pararnos y reflexionar.

Lo importante es no dejar de hacerse preguntas
Albert Einstein

2 Comentarios

  1. Señores, quise compartir este material y sitio con amigos, pero no encontré para compartir ?¡?¡?

    • Pensamiento creativo.org

      Tomamos nota para seguir mejorando la plataforma Enma, muchas gracias por tu comentario ;)

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

4 × uno =

Scroll To Top
Suscríbete GRATIS

Recibe gratis por e-mail nuestras publicaciones

Acepto los términos y condiciones del aviso legal